Elvis. El Regreso

Pocos daban un duro por Elvis Presley en 1968, al menos a principios de año. El que un día fuera considerado rey del rock and roll se había convertido en un mero pelele en manos de su manager, el Coronel Parker, obsesionado con hacerlo participar en películas de dudosa calidad que -eso sí- incrementaban su cuenta bancaria de manera exponencial. Mientras grupos como The Beatles, The Rolling Stones, The Doors, Moby Grape, Blue Cheer, The Band o Aretha Franklin sacaban discos destinados a ocupar un puesto en la historia, Elvis, simplemente, se dedicaba a verlos pasar. O ni siquiera eso. Porque los que le rodeaban se ocupaban de mantenerlo protegido en una especie de burbuja imaginaria. Hasta que surgió la oportunidad de grabar un especial navideño para NBC que, gracias a la intervención del director Steve Binder, se convertiría en la tabla de salvación de la carrera de Presley.

 

En contra de la opinión de su manager, Elvis y el equipo de rodaje convierten el Comeback Special en un recorrido por la carrera de Elvis, mostrando al cantante con ganas de recuperar el tiempo perdido. La audiencia y la crítica lo reconocerán así cuando el programa se emita en diciembre de aquel mismo año, y reafirmarán la recuperación del Elvis músico cuando meses después, ya en 1969, se publique From Elvis In Memphis, para muchos el mejor disco de la carrera del Rey. Un álbum imprescindible que, además, supondrá el arranque de una década, especialmente en sus primeros años, gloriosa para un músico que volvería a ser capaz de mirar al resto de sus compañeros de profesión desde el lugar solo reservado para los elegidos. Esta es la historia de un regreso sonado. Pero de un regreso para no volverse a marchar nunca más.

Anuncios